IMPRUDENCIA TEMERARIA

24:::febrero:::2017

st_patricks_day_beercoasters_2014

O

Hace días cometí una. De órdago. Gorda.

I

Llevaba todo el día en casa, ataviado como suelo estar en ella: unos viejos pantalones, una vieja camiseta, una vieja camisa y el pelo revuelto como si una turba de piojos ibuprofenoinómanos estuviera de farra en mi cabeza.

Caía el atardecer, y también la primera obscuridad. Bajé a tirar la basura.

II

Apenas me cambié, el calzado sólo. Y algo atusé el pelo.

En mi mano derecha la bolsa de basura y las llaves del coche y de mi casa. Llego al contenedor, lanzo la bolsa y detrás de ella fueron las llaves y un taco que solté en sefardita de Tesalónica.

Me asomé. No se veía ni un pijo liao en un trapo.

La gente que pasaba me miraba como se mira a un indigente, de ésos que llevan un gancho para el rebusque y arrastran una bicicleta destartalada que siempre me lleva al recuerdo del film de De Sica.

III

Como no veía las llaves, me metí dentro del contenedor.

Aquello estaba obscuro como boca de lobo y hacía un peste de echar la pota. Rompió a llover… Seguía pasando gente y empecé a jurar en otras vernáculas mientras removía el inmundicio.

Vi entre muchas mi bolsa de basura pero no mis llaves.

Y decidí echarlas fuera. Una, dos, tres… Allí había de todo además de bolsas. Seguía jurando, ahora lo hacía en tagalo. Y, de repente, de una bolsa salió un gnomo con mis llaves en la mano y un pack de birras.

Y nos pimplamos a dúo las arias incompletas de Bob Flipao Dylan.

IV

¿No me creéis? Hacéis bien, criscris, con un pirado es suficiente.

Lay Lady Lay. Bob Dylan.

dedicado al Frente de Liberación de los Gnomos de Jardín

© Vil Bill ::: 😀

DíAS SIN LICANTROPíA

17:::febrero:::2017

descarga

lic-sabrewulf

No sé ni imagino cómo.

De algún modo supo The Cinematic Orchestra ponerle belleza y acordes al modo exacto en que invadió mi corazón y amé a una criatura de veinte años en aquellos extraños días sin licantropía.

¿Me habrán hackeado la sangre?

Arrival of the Birds (Extended). The Cinematic Orchestra. 31’10”.

© CrisC

TELEOPERADORAS

9:::febrero:::2017

395

O

Agosto, 03:57 PM… 😦

I


– Ring, ring…
– Clic, ¿sí?
– Buenas tardes, señor. Mi nombre es Claudia y el objeto de mi llamada…
– Discúlpeme, por favor -le digo-, ¿cuál es su nombre?
– … sí, señor, buenas tardes. Mi nombre es Claudia y el objeto de mi…
– Discúlpeme, Claudia…
– … y el objeto de mi llamada…
– Discúlpeme, Claudia, ¿tiene un minuto para escucharme?
– … sí, señor…, claro…, dígame…
– Verá, Claudia, estoy de vacaciones y sesteaba…
– … señor, yo…
– … no, por favor, no se disculpe. No tiene por qué hacerlo. Créame que respeto su esfuerzo. Y la respeto a usted.
– … comprendo, señor, pero…
– Verá, Claudia, le voy a decir algo que quizás no entienda, o sí, quién sabe. En cualquier caso, no me diga nada, por favor, no es necesario y se lo ruego. Será menos de un minuto.
– … claro, señor…

II

– Querría decirle dos cosas: una es que la quiero…
– …
– Y le deseo lo mejor del mundo, a usted y a los suyos. De corazón.
– …
– Lo segundo es una vulgaridad, bien lo sé, pero me lo pide el cuerpo y no acostumbro contrariarlo. Déjeme decirle algo a la maquinita que nos graba a ambos: a todos esos altos cargos que a Claudia y a mí nos obligan a esto…
– …
– … sabed que me cisco en cada uno de vosotros y en todos, partida de alimañas que ingerís ambrosía en vuestras comidas de trabajo pero excretáis heces en vuestros consejos de administración
– …
– … y en cada miserable informe, junta, reunión, brainstorming o conjura que urdís en vuestros despachos rebosados de miasmas
– …
– … e incluyo en mi aversión a toda la caterva de politicazos mangantes, parásitos, eunucos, corruptos e inútiles que los consienten…, y a los rebaños de electores que los aúpan, ceban y mantienen en sus poltronas
– …
– … unos y otros probáis el señorío del Mal.
– …
– … Pero a usted la quiero…, Claudia. A usted la quiero.
– …
– Le ruego disculpe mis malas palabras. No me olvide, por favor, se lo ruego; hoy, al fin y al cabo, usted ha aliviado mi soledad.
– …
– …
– Buenas tardes, señor.
– Buenas tardes, Claudia.

Soledad. Astor Piazzolla.

© Vil Korea