MEDITACIÓN DE LA VIDA

1:::septiembre:::2017

I

Todo espíritu lúcido es sensible a la seducción del suicidio.

Paradójicamente, o no, esa posibilidad expresa una rebelión contra los triunfantes discursos tanáticos de nuestro tiempo y un modo de hacer valer su contrario. Hablo de la Vida.

Vivir y ayudar a vivir es el sentido de la Vida. No hay más.

El señuelo de la belleza de aquellas sirenas que tentaban a Ulises y su deletéreo canto, delatan a la autora de la partitura. Gran orquestación la de esta guarrona miserable.

La muerte me la pela. La mía.

Nada excepcional para quien se tuvo por poeta y, lo quiera o no, lo seguirá siendo siempre. La muerte es mi hermana y mi madre, mi novia, mi amante, mi amiga, mi delatora y mi asesina.

Es carne de mi carne esta maestra de la espera. Quién dijo miedo.

II

El problema filosófico primero es el del suicidio.

Lo escribe Albert Camus. Se trata del problema filosófico y vital por excelencia, esto es, saber el valor de la Vida y por qué vivirla. Amar la Vida incluso en su derrota última.

En ello nos va no tanto la felicidad cuanto la alegría. Y la propia vida.

Vivir es un hecho, un descuido del azar y no una conjura de fuerzas numinosas. Una vez volcados a la Vida, vivir es una obligación y un juego en el que es mejor no ir de farol. Pero y si sí qué.

Te obliga su singularidad y cuanto te conceden sus días.

Ninguna vida está determinada, ninguna, y aunque la cosa del deber me camela poco, siento que debo la mía a quienes me la dieron, a mí y a quienes la perdieron. Esto creo.

Siempre me ha sobrecogido la trágica fragilidad de la condición humana, insoportablemente y casi desde niño, y quizás por ello creo que no insistir en la Vida es la única debilidad que podría llamarse pecado.

Insistiré en mi vida por quienes “temprano levantó la muerte el vuelo”.

III

Citaré una vez más al gran solitario de Turín.

En Del amigo, capítulo de la primera parte de Así habló Zaratustra, Nietzsche escribe que cada cual es un vehemente diálogo consigo mismo…, ¿cómo soportarlo si no hubiese un amigo?

Y que este amigo impide que ese diálogo nos abisme en la profundidad. Ya somos demasiadas profundidades -continúa- y por eso anhelamos un amigo y su altura. Y yo añado que su inteligencia, su lealtad y su tiempo.

Mi vida es mía, de la Vida y de quienes me quieren. Hola, CrisCris.

La vida llegó arrasando e impredecible. Coeliquore.
© CrisC

8 Responses to “MEDITACIÓN DE LA VIDA”

  1. Josevi Says:

    Es curioso lo paradójico de tu escrito, por un lado dices “vivir y ayudar a vivir es el sentido de la vida” y, por otro, insistes en la idea de que la vida es “un descuido del azar y no un conjuro de fuerzas…”. Esto es una contradicción lógica de primer grado, je,je,je. (Para mí decir que la vida es azar, es un insulto a la inteligencia).

    Por lógica, si la vida es fruto del “azar” y el azar, por definición, implica una falta de objetivo. No tiene ningún sentido el asignarle a la vida “el sentido de vivir y ayudar a vivir”, Y llevando este razonamiento al límite, ante algo azaroso y sabiendo que todo nacimiento implica muerte, matar o suicidarse es simplemente adelantar un suceso seguro en el tiempo.

    Ahora bien, sin por “azar” entendemos algo “causal” que se escapa a nuestro conocimiento, entonces sí que hay fuerzas (desconocidas) que hacen que la vida fluya con un sentido, como tu bien dices, el de “vivir y ayudar a vivir” y yo añado: para evolucionar en conciencia. Entonces el suicidio no tiene sentido, la vida “ajena” hay que respetarla y lo que conocemos como muerte simplemente es lo opuesto al nacimiento.
    La conciencia es un continuo que se manifiesta en múltiples “formas de vida” porque la vida ni es tuya ni mía, es una, la Vida cambiante.

    Amigo mío y socio en la Vida, me ha encantado tu primer post después del verano, y me ha dado pie para reflexionar. Un fuerte abrazo a ti, a todos los amigos, incluyendo a Coeliquore que ahora está del otro lado de la Vida. 😉

    CrisC says:

    Partimos de paradigmas opuestos, socio, you know.

    La Vida y la vida de cada cual no deviene de ningún tipo de voluntades numinosas, de ahí la ciencia, que trata de descubrir las fuerzas naturales que arman a una, y de ahí las ciencias humanas, que tratan de comprender el decurso de las otras.

    El azar no supone “falta de objetivo” sino la apertura a todos los objetivos. De ahí que cada ser humano tenga que implementar y construir los caminos sobre los que va a discurrir.

    Se trata de la cuestión de la libertad.

    Y porque no hay sentido alguno al margen de la Vida natural y de las vidas de los hombres, el sentido es inmanente, lo definimos y eso conforma la condición humana.

    No hay ocultaciones, el sentido de la Vida es vivirla; y porque hay quienes comprenden que todo ser humano está en ello, ayudar a vivir a otros es un sentido del vivir.

    El post no trata del suicidio sino del valor de la Vida.

    Un abrazo, socio, gracias por recordar a Coeliquore y por tu comentario. Celebro tu vuelta a criscractal.

    Me gusta

  2. In progress Says:

    No sé si alguien puede percibir el momento en el que abandona la vida.
    Si no es posible, nada empieza ni se termina con ese acto.

    “La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es, y cuando la muerte es, nosotros no somos.” (Antonio Machado)

    Mi admiración a Coeliquore, allá donde esté y a la familia criscractálica mi alegría por el reencuentro.

    CrisC says:

    Percibimos la Vida y nuestra vida, eso es lo que importa.

    Gracias por esa admiración a Coeliquore, por tu alegría en el reencuentro y por tu comentario. Bienvenida de nuevo a criscractal.

    Me gusta

  3. Krizsten Says:

    Crudo, crudísimo, sin contemplaciones, pero también “insoportablemente y desde niño” compasivo. Post contundente y muy tuyo.

    CrisC says:

    Crudo y veraz, movedizo, imposible de otro modo. Y mi niñez… ella me acompaña siempre. Bienvenida otra vez a criscractal, Krizs, gracias por tu comentario.

    Me gusta

  4. Atticus Says:

    Nos empeñamos (algunos) en que la vida, el universo, deben tener algún sentido y propósito. Tampoco yo creo que sea así. Estamos aquí por una fantástica combinación de azares. Todo lo demás es un modo de ser creyente (en algún Dios, en la trascendencia, en el destino, estas cosas que no comprendo). Pero no hay propósito, las cosas simplemente suceden. Y nosotros somos nada en el universo. Cuando ya no estemos ninguna estrella lo lamentará, las leyes físicas seguirán funcionando y los acontecimientos cósmicos seguirán su curso.

    Asusta, sí. Pero tal vez, precisamente por eso, nos aferramos a esa vida que escribes con mayúscula.

    Camus empieza su libro “El mito de Sísifo” con esa frase sobre el suicidio. Pero el problema del suicidio es importante porque nos remite a la vida. Si renunciamos a la muerte es porque la vida vale la pena. No sé si estoy del todo seguro, pero es todo lo que tenemos. Por lo tanto, no es poco, cualquier cosa que sea más que nada es ya mucho.

    Y luego está el vino con el que brindar. Y la noche a la que importamos tan poco.

    CrisC says:

    Ese empeño de tantos es comprensible.

    En algún momento de su niñez el ser humano toma conciencia de su fragilidad y de la muerte. Y religiones y tradiciones quedan a mano para consolar.

    Nada malo en esa esperanza si no alienase. O se tornase dogma arrojadizo.

    Insistiremos en la Vida, sí, porque es la nuestra y lo es aquí y ahora. Y brindaremos in vino veritas por todo cuanto la celebra. Y la noche, bueno, que la noche no nos confunda.

    Gracias por tu comentario, Atticus. Saludo tu vuelta a criscractal.

    Me gusta

  5. Miguel Says:

    Poco que añadir.

    Me gusta el sentido que le das a la vida: vivir y ayudar a vivir. Lo de ayudar me recuerda a un momento de Amélie, la película, en que se plantea que el sentido de su vida sea “hacer felices a los demás”.

    También me gusta leerte porque haces que nos planteemos el sentido de lo cotidiano, la vida nos acompaña cada día, y no siempre la valoramos ni pensamos en ella. A veces nos sumergimos en pequeñas tareas a realizar, sin ser conscientes de ella, otras perdemos tiempo con ideas negativas que no valen la pena.

    Vivir como oposición al suicidio, decidir vivir, vivir y ayudar a vivir, vivir insistiendo en la vida, como un deber. Sublime.

    Vivir con un amigo que nos quiera, aunque sea un poquito.

    Has regresado regalándonos la mejor versión de ti.
    ¡Un abrazo, y otro!

    CrisC says:

    A veces el propio dolor nos ciega las entendederas.

    Y olvidamos que hay quienes sin mostrarlo, lo pasan mal. Hay que ser amable y atento con todos, al menos de entrada, pues no sabemos el daño que está viviendo. Eso es ayudar a vivir.

    No es, claro, un cheque en blanco, pero lo asumo como propósito.

    Hay quienes viven su vida en el modo que describes en Amélie (que no he visto): “hacer felices a los demás”… Yo no rayo a esa altura, pero hay miles que entregan su vida así.

    La idea del suicido habla de nuestra libertad. Y del valor de la Vida.

    Bienvenido de nuevo a criscractal, Miguel. Gracias por tu comentario. Y un abrazo.

    Me gusta


  6. Toda mi adolescencia jugueteé con la idea de la vida y la muerte. Ahora, sólo me interesan las experiencias. Me he vuelto un tanto más trivial. Creo que la vida es un término múltiple y laberíntico. En cambio “lo vivido”, es decir, las experiencias, son a menudo la razón de ser lo que somos.

    CrisC says:

    La adolescencia tiende a ese juego.

    Quizá sea un modo de ir dándole a la Vida su valor y a vivirla alzado a esas experiencias en un mundo siempre laberíntico.

    Gracias por tu comentario, Horus, y por volver otra vez a criscractal.

    Me gusta

  7. Josevi Says:

    Atticus, socio ¡Todo es azar con apertura a objetivos mútiples!. Pongamos un montón de arena y en “n” millones de años,, tendremos unos circuitos formados con semiconductores de silicio,, integrados en funciones, que juntos, formarán redes de “ordenadores”, los cuales, permitirán nuestra comunicación via internet. Eso es más problable estadisticamente,, que surja lo que llamamos Vida, de la combinación de elementos químicos por “azar”(algo muchisimo más complejo) y en contra de la entropía.
    .Eso del “azar”, es como decir “Un señor con barba y un triangulo en la cabeza”, pero que dá más empaque (por su estudio en las matematicas de cálculo de probabilidades). El punto, es asumir que no tenemos suficeinte conocimiento (con nuestra ciencia actual), como para entender la complejidad del asunto. Mientras tanto, seremos todos creyentes, unos en el “dios mago Azar”, y otros, en otras cosas.
    Amigos, efectivamente partimos de paradigmas (creencias) diferentes, pero tengamos en cuenta, que estos conforman nuestra vida ;-).
    Sorry por el rollito, pero por azar, me he visto obligado jejeje.
    Un abrazo.

    CrisC says:

    Tú lo que quieres es que nos coma el tigre ése de la entropía, socio, mira que empeñarte en que somos creyentes, ay, Dios…

    Me gusta

  8. Atticus Says:

    Creo, Josevi, que tenemos distintas concepciones casi me atrevería a decir que ontológicas. Hay dos tipos de azares: uno no es más que desconocimiento de los mecanismos de la naturaleza. El otro es el azar absoluto. Obviamente, una vez producido, la naturaleza sigue su curso causalmente y no casualmente.

    Pero en dioses creo poco, con minúscula y con mayúsculas. Una vez liquidado el daimón, ni en el demonio. Ni siquiera creo en la ciencia.

    Y a mí no me pidas disculpas por la extensión; si acaso, al dueño del tinglao, al que gusta lo reducido.

    CrisC says:

    No hay escritor de blogs que no tenga déficit de comentaristas. Grave.

    Tanto la extensión de los posts como su hondura o extrañeza son disuasorios. Yo procuro descargar a mis posts de extrañeza y extensión, de hondura no puedo.

    Y aunque no he empezado bien con mis comentarios o respuestas a ellos, voy a empeñarme en lo mismo. Haré y pido a todos un esfuerzo de síntesis.

    Y ya.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s