EFECTOS SECUNDARIOS DEL CAFÉ

20:::abril:::2018

– ¿Puedo invitarla a un café?
– No le conozco, ¿por qué me quiere invitar?
– Porque querría empotrarla ésta y las próximas mil y una noches.
– Sin azúcar, por favor.

L’amore esiste. Francesca Michielin.
© Six Roy

BESOS DEVUELTOS A LA LLUVIA

25:::marzo:::2018

… “solo queda,
ante la imposible distancia de la cercanía,
empaparnos de sol y lluvia”

Coeliquore

Ya tengo mi PC después de veinte y algún día más.

Cada vez que reparan algo en un ordenador, le dan un tajo brutal a algo más que cables… Parafraseando a Eastwood en Sin perdón, diré que le quitan todo lo que tiene y podría tener. O casi.

Palabras que eran cordiales e imprescindibles desaparecen.

Y no sólo eso. Extraños monstruos que gestionan La Nube han decidido cambiar las cosas. Y donde había tanto de tu vida, esas  cosas ya son otras y es otro el aspecto.

Lo de La Nube es una distorsiva quimera, viven en El Castillo.

Obscuras ciberalimañas han decidido sobre tu vida, sobre la forma que tendrán a partir de ahora tus palabras, tus imágenes, los modos con que las dibujas sobre el cristal.

Porque el criterio del monstruo es la codicia. Y nada más.

Menos mal que algunos días ella asaltó los muros de mi soledad y quiso refugiarse en mi boca con hambre líquida… Y pude entonces robarle los besos que quisieron ser robados.

Se los devuelvo ahora como le gustan. Dentro de ella.

Caught Out In The Rain. Beth Hart.

… dedicado a quienes y aquí me concedéis el regalo de vuestro afecto
© CrisC

PARA TI

16:::febrero:::2018

Entre mi hombro,
mi clavícula y mi pecho hay un sitio
para ti.

Someone Like You. Van Morrison.
© Six Roy

FELIZ AÑO NUEVO

1:::enero:::2018

Adam Eva. by Trung-Tiger.

Cógela por la cintura, acaríciala,
baila con ella, ábrele la blusa y bébete sus pechos, muérdelos,
cómele la boca, aúlla, empótrala. La amas.

Feliz Año Nuevo.

© CrisC

AMOR Y ODIO

10:::noviembre:::2017

“¿Qué era yo?
La pregunta no dejaba de martirizarme (…) a partir de ese momento
declaré una guerra sin cuartel a la especie”.

Mary Shelley. Frankenstein o el moderno Prometeo (1818).

:::

I

Se suele decir que están a un paso el uno del otro.

II

Puede, no sé, hoy es muy fácil decir y muchos son los decires.

Por ejemplo, sobre el amor y el odio se dice que si algo se ha querido o se quiere mucho, o a alguien, luego se odiará de igual modo, o acaso más, si no se obtiene o se pierde.

Como tantas otras cosas no sé si suena a simpleza o a simplicidad.

Quizás el sapiens no necesita tanto amar u odiar cuanto sentir algo para saberse vivo, sea lo que sea; y cuando ya no se ama, odiar queda muy a mano y la venganza se oferta como arma de esa necesidad.

Lo cierto es que de necesidad a necedad hay muy poco trecho.

Ese paso no lo es, pues, de un sentimiento a su supuestamente contrario cuanto la permanencia en el sentir mismo, sólo que de otra manera. ¿Difícil? Quizás necesitamos sentir algo. Lo que sea. Eso es.

Y tan panchos los tres por el camino verde que va a la ermita.

III

No sé si en lo que acabo de escribir hay claridad.

Este post viene a cuento de aquel infortunado monstruo de Frankenstein, necesitado de un amor y calor que se le negaba. De ahí que la criatura eligiera el Mal cuando haber hecho el Bien le fue retribuido con bajezas.

Dicta la Elegancia compadecer al monstruo y no serlo.

Defensa del monstruo. 1 de Junio de 2013. Criscractal.

© Vil Korea

LIBÉLULA DE CORAL

27:::octubre:::2017

… belleza que quiero olvidar/ me llama,
me viene a buscar/ me hace soñar (…) quisiera volver a besar
hasta sangrar

La danza de las libélulas. Manuel García.

I

Vuelve hoy aquel murmullo dulce y trovador
y se abalanza blandamente sobre mí, sobre aquella infancia tuya y mía.
Emergen de nuevo tu infinita latitud y los pliegues de tu falda,

la serena danza de tus caderas de niña
y tu boca de hiperbólica anchura, la curva de los pechos que aún no tenías,
ni la edad, la divertida esgrima de mis dedos en la desnuda pureza

de tu angélico pubis.

II

Imagino el dolor y la áspera náusea de aquellas agujas
que luego horadaron tu piel con feroces luces en ansias homicidas
desangrando tu inocencia.

III

Y te avienes hoy a mi corazón roto, vuelves a mi entristecido verbo
en esta noche de Getsemaní. Y eres como una pálida brisa que invade mis insomnios, la grieta de mi corazón,

cuando ya profeso el obscuro privilegio de hablar a solas

y los ruidos de la casa,
fumar con desmesura, deambular como una bestia herida
o el mucho beber… son los ritos que me empujan a los arrabales del alba,
cuando el frío es, de todo, lo menos frío.

Y la desesperanza acaba por ungir mis ojos con sueño al fin. Al fin.

De Poemas de la deserción (1992).

Hablar de ti. Manuel García.
La Danza De Las Libélulas. Manuel García.

In Memoriam C.
© CrisC

CRISCRACTAL 24 HORAS (I)

15:::septiembre:::2017


Qtal, CrisCris y amadísimo turisteo de criscractal.

Veréis, aquí no sólo peroramos sobre lo divino, lo humano y lo humano demasiado humano, además de eso damos abrazos largos, sentidos y cálidos. Y piquitos asedados, cariñosones y verdaderos.

Servicio 24 horas.

Aceptamos MasterMuaqq, BabyPilloGold, Love6000 y BesaVisa. Si se nos requiriere a domicilio…, cita previa, limusina de BlaBlaCar, cenita con velas y casta plática hasta el amanecer.

SÓLO CHICAS (a los chicos 10’ de turra sobre fútbol y que corra el aire).

Enviar 555 (sin rimar) a CrisC24Horas y preguntar por el abrazador de guardia o por el piquitoteador suavesito. Si urgiera, urgiese o urgiere, silbar y requerir teletransportación del mismísimo Jefe CrisC en carne mortal.

La copa de Gin Mimosín y las chuches por cuenta de la casa.

Amar pelos dois. Salvador Sobral.

© Baby Bikiki