QUERIDA TUYA

4:::mayo:::2018

I

Querida digo apostado en las almenas de mi desprecio.

Que cuando se te ha vivido se advierte, tarde, tu esencial podredumbre; y también que nunca habrás de ser la criatura que se alce sobre sí misma hacia el futuro. Perecerás por tu propia viboricia.

Alimaña que lo fuiste desde la raíz y el principio. Mala.

II

Eres miserable a fuerza de elemental e incompleta.

Y así con cuantos multiversos especímenes te avalan, así eres, burda, poligonera y reinona que infundadamente cree que todas las criaturas le son debidas por no se sabe qué débitos.

Oblicua, torticera y taimada. Prescindible.

III

Tu bajío constitutivo exuda tu maldad.

Eres el nutriente básico de todos los totalitarismos, de todas las ignominias, de todos los fracasos. Eres la nodriza de todas las religiones, señora de todos los fraudes y la gran jinetera bíblica.

En la ínfima satrapía en la que reinas yo te acecharé desde las sombras.

IV

Maldigo el azar que me llevó a mamarte las ubres, querida Especie.

Two Socks. Dances With Wolves (1990), Kevin Costner.

Y todavía hay quien pregunta por qué prefiero los perros a las personas.
Arturo Pérez-Reverte

© Vil Korea

DE TRINCONES Y EMPANAOS

6:::abril:::2018

Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es filosofía.
Sirve para detestar la estupidez, hacer de la estupidez una cosa vergonzosa.

Gilles Deleuze

O

Aviso para melindres: entro en mode vil destroyer (con autocensura).

I

No me van los políticos en general… En general -digo.

Y también en general creo que tanto los profesionales como los aficionados son unos enfervorizados mangantes y, por ende, unos cabronazos con pintas. En general.

De izquierdas o derechas. Son beaterías distintas (y complementarias).

Los acólitos de las derechonas y centrismos globales están ahí para trincar. Ése es su programa. ¿Es que algún tocador de perineos puede creer otra cosa? ¿Se puede ser más lerdo?

Y los de las izquierdas están tan empanaos que dan risa. Y pavor.

O bien les da por los anacronismos fósiles o bien por el floje sociata para hacer del capitalismo basura digerible -algo con rostro humano; o por los nacionalismos . Y es que es para rilarse.

Cuánto sufrimiento ha generado y genera el sueño de la razón. Inútiles.

II

Unos metiendo mordida en todas las salsas.

Otros buscando a Dios, un sentido a la vida, salir en la foto, más, para agenciarse una pava presentona o a un proveedor del que presumir con las compipilates tomando chococafeticos (lo sorry, conste que avisé).

Y es que no se trata de política sino de antropología básica. Burros.

No me excusaré por mi lenguaje faltón y procaz que espanta a mojigatos de todos los pelajes: ¡que se excusen ellos por ignorarlo todo del alma humana y lo esencial de sí mismos! ¡Basta ya de sublimar!

Qué complacida inconsciencia la de estas doctas criaturas.

III

Si el enfoque fuese otro…

Si todo grupo humano partiese de una desconfianza radical respecto de sus dirigentes, de todos, y arbitrase mecanismos de control eficaces, paranoicos, brutales, justos…, otra pellica nos luciría.

Ya oigo al tontolculo de turno que si la educación… Qué manopla le metía.

A los que trincan, garrote. Vil.

A los que roban, dilapidan o prevarican se los cuelga del pelotari (si fuere doble equis, del chicholín) en una plaza pública. Y si fuese Navidad…, pues de los mismos pero con espumillones y brillobolitas (la estética siempre).

Y a secar al sol, como los pulpos.

IV

Si no tendré razón, bueno, ni empeño en tenerla (uy, lo que me he callado).

Es increíble la cantidad de problemas que se podrían solucionar con una motosierra.
Dr. Gregory House

© Vil Korea

LO QUE IMPORTA Y QUIENES NO

2:::febrero:::2018

A hora temprana conduzco de camino al trabajo.

Varias filas de coches revientan las costuras de la autovía. Hoy me levanté sombrío, con razón. Voy sin música ni radio, necesito silencio para coserme alguna que otra herida. Cosas mías.

Oigo la sirena de una ambulancia y le abro paso.

Y al contrastarla con mi hastío siento que no importa, más aún, que no importa nada, que lo que más importa ahora, que lo único que ahora importa es la vida de quien va en ella. Y que tú no importas (te digo a ti).

Y no importa la estupidez que invariablemente triunfa.

Y no importa la cobardía de tantos silencios. Y no importan la vulgaridad reinante, la indiferencia, las putas mentiras, el miedo, las lacras de la envidia, la bajeza de los modos, la ingénita ruindad de una Especie ovejuna.

Nada importa. Sólo una vida a bordo de una ambulancia.

Romanza (Andante), Salvador Bacarisse.

© CrisC

JULIETTE MIRANDO A CUENCA

12:::enero:::2018

“… se deduce (…) un enlace natural y necesario entre la (…) moralidad y la esperanza de una felicidad que le sea proporcionada como consecuencia de aquélla”

Inmanuel Kant. Crítica de la Razón Práctica.

I

Hace mucho que no leo a Kant. Mucho es mucho.

Es un gigante de la Filosofía pero no voy a ponerme ahora a ello, no me apetece; así que voy a hablar de memoria. Sostiene que cada cual debe actuar considerando el deber y sin aguardar por ello recompensa alguna.

Aun así dirá por lo bajini que el comportamiento virtuoso (bueno) debería obtener algún premio en el más acá y más allá de la muerte. Y postula algunas cositas que no vienen al caso.

Basta de Kant. Vamos con el marqués de Sade.

II

Sade se reiría de Kant.

Considera que el comportamiento moral (bueno) es una soplapollez en un mundo que es substantivamente amoral cuando no inmoral. Ir de buenas es ir contranatura y hacer el panoli.

En su novela Justine o los infortunios de la virtud, que leí hace lustros, Justine es una cándida, virtuosa y confiada joven; su hermana Juliette es todo lo contrario, un bicho cínico y malvado.

Todo lo malo le pasa a Justine, Juliette triunfa.

III

Yo soy contradictoriamente sadiano.

Y no porque su demolición del buenismo me guste o deje de gustarme, qué más da, sino porque lo he vivido día a día. Y lo vivo… He sido Justine y nunca Juliette. Y ahora que la Juli me tira la caña, algo va a pasar…

Mi Especie no premia la virtud sino la maldad. Ser bueno es tontuna.

IV

Este aciago 2017 bien me lo ha recordado. A 2018 me lo como (y a Julita).

Náufrago (USA, 2000), Robert Zemeckis. BSO de Alan Silvestri .

© CrisC

Y AHORA QUÉ, CATALUNYA.

10:::octubre:::2017

Españolito que vienes/ al mundo, te guarde Dios.
Una de las dos Españas/ ha de helarte el corazón.

Campos de Castilla (Proverbios y Cantares, LIII). Antonio Machado.

I

Qué envidia me dan.

Los que nunca dudan, jamás, los que se saben del lado de los buenos, siempre, los que tienen de su parte la razón, la fuerza y la parte contratante de la primera parte.

Los que le mamarían el fuet a Piqué. Los que se lo cortarían.

Cuando es mi vena racional la que pita, entonces asumo el derecho a la autodeterminación; y si sí, a cascarla y adiós muy buenas, humo, y si no, pues cada uno de su tabaco y el encendedor a medias.

Si manda mi córtex, soy entonces analítico, mesurado y comprendiente.

Cuando es mi vena límbica, les daría leches hasta en el cielo de la boca por tantos silbidos al himno, curas, racismo y clasismo de ricos. Y a los otros por tanta derechona, espadones, banderas con torazo y más curas.

Subido a un Leopard 2 les ponía el barrio como un bebedero de patos.

II

Y ahora qué, Cataluña…

El independentismo catalán ha amamantado a su grey con el delirio de las utopías. Como si no supiéramos la diabólica distopía que anida en ellas. Y así imberbes neuronales creen que verán el paraíso.

Voy a contenerme para que la risa no me deshilvane el escroto.

Pero han propiciado algo peor, mucho peor, han despertado al momio del nacionalismo español. Mucho me temo que por algunas décadas más, muchos identificarán lo español con figuras e iconografías anacrónicas.

Unos y otros son sicarios del mismo señor. Y apestan a muerte.

III

I ara què, Catalunya…

Menos mal que hay quienes alzaron sin odio sus banderas: quienes sin marrullerías luchan por otras, quienes en la suya desplumaron al aguilucho, quienes abrazan la que abrazó el exilio y que es una de las mías.

Menos mal que hay quienes hacen de sus banderas nubes claras y no lanzas.

Aunque enseñe la Historia que nunca triunfaron.

IV

Y ahora qué, CrisC.

Mi ángel, hijo de la Ilustración, me dice -CrisC, debes abogar por un referéndum en Cataluña. Mi demonio, hasta las cejas de adrenalina por lo general, me dice -córrelos a capones hasta Perpignan.

Suelo optar casi siempre por uno y el mismo. No sin desgarros.

… dedicado a cuantos españolitos sostienen cada día el pensamiento
© CrisC

SAPIENS EN LA NIEBLA

6:::octubre:::2017

“Hay días en los que me invade un sentimiento más sombrío que la más negra de las melancolías: el desprecio hacia los hombres”. Friedrich Nietzsche. El Anticristo. § 32.

1

Kubrick lo filmó en su milenaria Odisea.

En una secuencia maestra, fijada ya para siempre como icono de la historia del cine, el primer acto del primer ancestro de la especie humana consiste en el uso de un fémur para matar a un semejante.

Y desde entonces el sapiens le ha cogido gusto a la quijada cainita.

¿A qué tantísima sangre fácil? ¿Y por qué los intentos de finiquitar esa fatalidad no han sido menos fatales? ¿Qué negra hez ha hecho posible a una criatura tan lerda, biliosa y abyecta?

A menudo me pregunto el porqué de idiocia tan infinita.

El capitalismo, los diversos estalinismos, el fascio, las religiones o los populismos caribeños no son una perversa y transitoria manifestación de esa maldad sino su expresión natural. O los nacionalismos.

¿Es necesario repetir esto último?

El malvado qua arquetipo no lo es por accidente sino por contumacia fisiogenética o yo qué sé; y el gilipollas que lo padece y amamanta, también. Son naturaleza y adoctrinamiento.

La estupidez humana no es menor que la de un hámster en su rueda.

“These mist covered mountains are a home now for me”.
Brother in arms. Dire Straits.

© Vil Korea

WHATSAPP PARA UN ADOLESCENTE

19:::junio:::2017

© Santiagopgm

Hace unos días un quinceañero me hizo una pregunta difícil…

Que qué haría yo si pudiera viajar a través del tiempo y dar algún consejo al adolescente que fui. No supe qué decir…, o sí, sólo fueron un par de segundos. Y me sorprendí respondiendo con celeridad.

Le dije que me aconsejaría no dramatizar demasiado la Vida.

Que no me tomase mucho en serio casi nada. Ni a casi nadie.
A ese joven que fui le diría que no se apasionase por casi nadie ni por nada. Que nunca juzgase palabras sino acciones u omisiones.

Y que no se implicase en causa, utopía o amorío alguno. Algo así.

Que no esperase nada de nadie. De casi nadie. O esperase lo peor. Que no albergase expectativa alguna. Que riese mucho. Que pasase de una a otra cosa sin lamento por lo dejado atrás ni esperanza en lo por venir.

A ese niño que fui le diría que todo pasa y cicatriza.

Que lo acechará la estupidez en cada una de las esquinas del mundo,
mal de ojo en casi todos los ojos, veneno en casi todas las uñas, mentiras en casi todas las bocas. E ingénitas calculatrices y bellacos al mejor postor.

Y no obstante le diría que le negase cuartel al rencor. Y que comprendiese.

Que asumiera con naturalidad la fatuidad de una especie en la que hallan patria todas las maldades. Y aun le diría que guardase para sus especímenes más mendaces la gentileza de un bello desprecio.

Le diría que se armase ante todas las falsías, felonías y traiciones.

Que se apostase para encajar todas las indiferencias, falacias, cobardías, silencios, excusas e ingratitudes… Y que generase anticuerpos contra tantas inelegancias como intentarían infectarlo.

Que no hiciera casus belli de bajezas ni de mixtificaciones. Eso le diría.

Que se guardase de quienes son pasto de sus demonios. Y aun procurase compadecerlos…, a distancia. Que se doctorase en jugar a la contra pero sin la vileza de ellos. Y que fuese infatigablemente de ley, porque nobleza obliga.

Y que fieramente amase su destino.

… luminoso cristal donde la rosa se quebranta
Ángel fieramente humano. Blas de Otero.

© CrisC