EL OBOE DE GABRIEL

17:::noviembre:::2017

más cierto que la luz del mediodía
juan de la cruz

Un dios niña de cualquier religión o de ninguna,

que en una enlentecida tarde del Mundo adormeciera sus ojos, que olvidase entre las flores su cuidado y con su dulce aliento diera sentido a la Belleza, al Universo y a la Vida…

sonaría así, exactamente así…

Gabriel’s Oboe from The Mission Ennio Morricone 2002 Arena Concert.

© Six Roy

AMOR Y ODIO

10:::noviembre:::2017

“¿Qué era yo?
La pregunta no dejaba de martirizarme (…) a partir de ese momento
declaré una guerra sin cuartel a la especie”.

Mary Shelley. Frankenstein o el moderno Prometeo (1818).

:::

I

Se suele decir que están a un paso el uno del otro.

II

Puede, no sé, hoy es muy fácil decir y muchos son los decires.

Por ejemplo, sobre el amor y el odio se dice que si algo se ha querido o se quiere mucho, o a alguien, luego se odiará de igual modo, o acaso más, si no se obtiene o se pierde.

Como tantas otras cosas no sé si suena a simpleza o a simplicidad.

Quizás el sapiens no necesita tanto amar u odiar cuanto sentir algo para saberse vivo, sea lo que sea; y cuando ya no se ama, odiar queda muy a mano y la venganza se oferta como arma de esa necesidad.

Lo cierto es que de necesidad a necedad hay muy poco trecho.

Ese paso no lo es, pues, de un sentimiento a su supuestamente contrario cuanto la permanencia en el sentir mismo, sólo que de otra manera. ¿Difícil? Quizás necesitamos sentir algo. Lo que sea. Eso es.

Y tan panchos los tres por el camino verde que va a la ermita.

III

No sé si en lo que acabo de escribir hay claridad.

Este post viene a cuento de aquel infortunado monstruo de Frankenstein, necesitado de un amor y calor que se le negaba. De ahí que la criatura eligiera el Mal cuando haber hecho el Bien le fue retribuido con bajezas.

Dicta la Elegancia compadecer al monstruo y no serlo.

Defensa del monstruo. 1 de Junio de 2013. Criscractal.

© Vil Korea

HERR ATTICUS UND OKTOBERFEST

20:::octubre:::2017


:::

Olvidé la palabra que quería pronunciar (…)
y mi pensamiento, incorpóreo, regresa al reino
de las sombras.

Ósip Mandelshtam


Me gustó Configuración, un post que Atticus publicó en Junio.

Y puse un comentario que también me gustó (y a mis abuelas). Decía yo que hay experiencias que se resisten al poder captor de la palabra, una caricia por ejemplo, o cuando mi lengua se adentra en la encendida boca de ella.

O cuando algo mueve mis ojos y no pocas veces a las lágrimas.

O al gritar gol y subirme de un salto a la mesa al grito de banzai como un poseso. Pos eso. Cierto que escribí un día que la filosofía consiste en ponerle a las cosas su mejor nombre.

Y le decía yo a Atticus que ambos somos, plop, contradictorios y poetas.

Y que no me explicaba cómo no ardían nuestras agendas, redes y telefonías. Al menos las mías… Seguro que él no da abasto con eso y lo acometen hordas féminas con oktoberfesteras intenciones eugenésicas.

Que les hablase de mí (a ellas), le dije yo (a él), y ya yo si eso.

Ni mu debe de haberlas dicho (a ellas) porque aquí estoy sin vender una escoba ni comerme un colín. Y traigo esto a colación como denuncia y para que lo sepa toda España y sus muchas colonias de ultramar…

El Atticus es un rata, un avaricias y un to pa él.

Clavado En Un Bar. Maná.

… dedicado a Atticus y a sus Bier Fräulein
© Vil Bill

CRISCRACTAL 24 HORAS

15:::septiembre:::2017


Qtal, CrisCris y amadísimo turisteo de criscractal.

Veréis, aquí no sólo peroramos sobre lo divino, lo humano y lo humano demasiado humano, además de eso damos abrazos largos, sentidos y cálidos. Y piquitos asedados, cariñosones y verdaderos.

Servicio 24 horas.

Aceptamos MasterMuaqq, BabyPilloGold, Love6000 y BesaVisa. Si se nos requiriere a domicilio…, cita previa, limusina de BlaBlaCar, cenita con velas y casta plática hasta el amanecer.

SÓLO CHICAS (a los chicos 10’ de turra sobre fútbol y que corra el aire).

Enviar 555 (sin rimar) a CrisC24Horas y preguntar por el abrazador de guardia o por el piquitoteador suavesito. Si urgiera, urgiese o urgiere, silbar y requerir teletransportación del mismísimo Jefe CrisC en carne mortal.

La copa de Gin Mimosín y las chuches por cuenta de la casa.

Amar pelos dois. Salvador Sobral.

© Baby Bikiki

MEDITACIÓN DE LA VIDA

1:::septiembre:::2017

I

Todo espíritu lúcido es sensible a la seducción del suicidio.

Paradójicamente, o no, esa posibilidad expresa una rebelión contra los triunfantes discursos tanáticos de nuestro tiempo y un modo de hacer valer su contrario. Hablo de la Vida.

Vivir y ayudar a vivir es el sentido de la Vida. No hay más.

El señuelo de la belleza de aquellas sirenas que tentaban a Ulises y su deletéreo canto, delatan a la autora de la partitura. Gran orquestación la de esta guarrona miserable.

La muerte me la pela. La mía.

Nada excepcional para quien se tuvo por poeta y, lo quiera o no, lo seguirá siendo siempre. La muerte es mi hermana y mi madre, mi novia, mi amante, mi amiga, mi delatora y mi asesina.

Es carne de mi carne esta maestra de la espera. Quién dijo miedo.

II

El problema filosófico primero es el del suicidio.

Lo escribe Albert Camus. Se trata del problema filosófico y vital por excelencia, esto es, saber el valor de la Vida y por qué vivirla. Amar la Vida incluso en su derrota última.

En ello nos va no tanto la felicidad cuanto la alegría. Y la propia vida.

Vivir es un hecho, un descuido del azar y no una conjura de fuerzas numinosas. Una vez volcados a la Vida, vivir es una obligación y un juego en el que es mejor no ir de farol. Pero y si sí qué.

Te obliga su singularidad y cuanto te conceden sus días.

Ninguna vida está determinada, ninguna, y aunque la cosa del deber me camela poco, siento que debo la mía a quienes me la dieron, a mí y a quienes la perdieron. Esto creo.

Siempre me ha sobrecogido la trágica fragilidad de la condición humana, insoportablemente y casi desde niño, y quizás por ello creo que no insistir en la Vida es la única debilidad que podría llamarse pecado.

Insistiré en mi vida por quienes “temprano levantó la muerte el vuelo”.

III

Citaré una vez más al gran solitario de Turín.

En Del amigo, capítulo de la primera parte de Así habló Zaratustra, Nietzsche escribe que cada cual es un vehemente diálogo consigo mismo…, ¿cómo soportarlo si no hubiese un amigo?

Y que este amigo impide que ese diálogo nos abisme en la profundidad. Ya somos demasiadas profundidades -continúa- y por eso anhelamos un amigo y su altura. Y yo añado que su inteligencia, su lealtad y su tiempo.

Mi vida es mía, de la Vida y de quienes me quieren. Hola, CrisCris.

La vida llegó arrasando e impredecible. Coeliquore.
© CrisC

VERANO DEL 17

29:::junio:::2017

Soy aquel mágico deslumbramiento, siempre lo seré. Feliz Verano, Amigos :::

Verano del 42 (1971), Robert Mulligan. BSO by Michel Legrand.
© CrisC

Vertí en sus ojos los míos. Cómo no.

Avaricié su sexo con hambre adolescente y sed de hombre. La empotré con una fuerza que no sabía mía. Le gustaban mis bebedizos besos y que la tomase por detrás: a veces derramada sobre las sábanas; otras, arrodillada.

Volqué en su boca mis labios, y tantas eyaculaciones como hay noches.

Me nutrí de la sangre que mordía en sus pezones. Y de su fausto bocabajo. Quise olvidar en ellos una soledad indisfrazable, la mía, aunque yo ya hubiera advertido desde antes que a ella le concernía poco.

Sus pechos probaban la existencia de Dios. Y su desdén.

Olvidé en su bolso el manuscrito de unas notas sobre Spinoza o quizás un viejo libro sobre la filosofía presocrática, ya no sé, y ella un secador de pelo, fotografías desnuda y unas bragas rosas en mi armario.

Le fui fiel…, o no, no sé si quise. Y no lo quise muchas veces.

… y si alguna vez mentí, mentí por amor
Friedrich Nietzsche. Así habló Zaratustra.

The Poet Acts. Philip Glass.

© Six Roy