CRISCRACTAL 24 HORAS

15:::septiembre:::2017


Qtal, CrisCris y amadísimo turisteo de criscractal.

Veréis, aquí no sólo peroramos sobre lo divino, lo humano y lo humano demasiado humano, además de eso damos abrazos largos, sentidos y cálidos. Y piquitos asedados, cariñosones y verdaderos.

Servicio 24 horas.

Aceptamos MasterMuaqq, BabyPilloGold, Love6000 y BesaVisa. Si se nos requiriere a domicilio…, cita previa, limusina de BlaBlaCar, cenita con velas y casta plática hasta el amanecer.

SÓLO CHICAS (a los chicos 10’ de turra sobre fútbol y que corra el aire).

Enviar 555 (sin rimar) a CrisC24Horas y preguntar por el abrazador de guardia o por el piquitoteador suavesito. Si urgiera, urgiese o urgiere, silbar y requerir teletransportación del mismísimo Jefe CrisC en carne mortal.

La copa de Gin Mimosín y las chuches por cuenta de la casa.

Amar pelos dois. Salvador Sobral.

© Baby Bikiki

MEDITACIÓN DE LA VIDA

1:::septiembre:::2017

I

Todo espíritu lúcido es sensible a la seducción del suicidio.

Paradójicamente, o no, esa posibilidad expresa una rebelión contra los triunfantes discursos tanáticos de nuestro tiempo y un modo de hacer valer su contrario. Hablo de la Vida.

Vivir y ayudar a vivir es el sentido de la Vida. No hay más.

El señuelo de la belleza de aquellas sirenas que tentaban a Ulises y su deletéreo canto, delatan a la autora de la partitura. Gran orquestación la de esta guarrona miserable.

La muerte me la pela. La mía.

Nada excepcional para quien se tuvo por poeta y, lo quiera o no, lo seguirá siendo siempre. La muerte es mi hermana y mi madre, mi novia, mi amante, mi amiga, mi delatora y mi asesina.

Es carne de mi carne esta maestra de la espera. Quién dijo miedo.

II

El problema filosófico primero es el del suicidio.

Lo escribe Albert Camus. Se trata del problema filosófico y vital por excelencia, esto es, saber el valor de la Vida y por qué vivirla. Amar la Vida incluso en su derrota última.

En ello nos va no tanto la felicidad cuanto la alegría. Y la propia vida.

Vivir es un hecho, un descuido del azar y no una conjura de fuerzas numinosas. Una vez volcados a la Vida, vivir es una obligación y un juego en el que es mejor no ir de farol. Pero y si sí qué.

Te obliga su singularidad y cuanto te conceden sus días.

Ninguna vida está determinada, ninguna, y aunque la cosa del deber me camela poco, siento que debo la mía a quienes me la dieron, a mí y a quienes la perdieron. Esto creo.

Siempre me ha sobrecogido la trágica fragilidad de la condición humana, insoportablemente y casi desde niño, y quizás por ello creo que no insistir en la Vida es la única debilidad que podría llamarse pecado.

Insistiré en mi vida por quienes “temprano levantó la muerte el vuelo”.

III

Citaré una vez más al gran solitario de Turín.

En Del amigo, capítulo de la primera parte de Así habló Zaratustra, Nietzsche escribe que cada cual es un vehemente diálogo consigo mismo…, ¿cómo soportarlo si no hubiese un amigo?

Y que este amigo impide que ese diálogo nos abisme en la profundidad. Ya somos demasiadas profundidades -continúa- y por eso anhelamos un amigo y su altura. Y yo añado que su inteligencia, su lealtad y su tiempo.

Mi vida es mía, de la Vida y de quienes me quieren. Hola, CrisCris.

La vida llegó arrasando e impredecible. Coeliquore.
© CrisC

VERANO DEL 17

29:::junio:::2017

Soy aquel mágico deslumbramiento, siempre lo seré. Feliz Verano, Amigos :::

Verano del 42 (1971), Robert Mulligan. BSO by Michel Legrand.
© CrisC

Vertí en sus ojos los míos. Cómo no.

Avaricié su sexo con hambre adolescente y sed de hombre. La empotré con una fuerza que no sabía mía. Le gustaban mis bebedizos besos y que la tomase por detrás: a veces derramada sobre las sábanas; otras, arrodillada.

Volqué en su boca mis labios, y tantas eyaculaciones como hay noches.

Me nutrí de la sangre que mordía en sus pezones. Y de su fausto bocabajo. Quise olvidar en ellos una soledad indisfrazable, la mía, aunque yo ya hubiera advertido desde antes que a ella le concernía poco.

Sus pechos probaban la existencia de Dios. Y su desdén.

Olvidé en su bolso el manuscrito de unas notas sobre Spinoza o quizás un viejo libro sobre la filosofía presocrática, ya no sé, y ella un secador de pelo, fotografías desnuda y unas bragas rosas en mi armario.

Le fui fiel…, o no, no sé si quise. Y no lo quise muchas veces.

… y si alguna vez mentí, mentí por amor
Friedrich Nietzsche. Así habló Zaratustra.

The Poet Acts. Philip Glass.

© Six Roy

HAY DÍAS

2:::junio:::2017

“Lo que soñamos es lo que nos mantiene vivos”…
De la canción Hay días (2013). El puchero del hortelano.

“Hay días en los que la Belleza nos pertenece enteramente,
a nosotros, días en los que desnuda sus pechos sólo para nuestra sed,
porque la sabe infinita aunque no alcance a comprenderla (…)

y porque amamos la Vida,
porque la amamos tanto que nos jugamos la nuestra para ganar
apenas un poco de desierto (…)

insumisos monstruos de abismo
que devoran alas calientes de ángel y chucherías de a céntimo,
fieras lobo en las simas de una luna de la que somos
hueso, sangre, soplo y fulgor (…)

y volvemos a Nietzsche y a las canciones,
a Sade y a Bukowski, a los poetas, o nos pegamos fuego
con un single malt y unos marlboro,
tirados en una cama sin mujer (…)

Hay días en los que el mejor poema es una eyaculación (…)
Hay días en los que sólo la Belleza existe. Y la lluvia”.

Fragmentos del post… Y la lluvia (CRISCRACTAL, 2008).

Hay días. El puchero del hortelano.

… mi gratitud a El puchero del hortelano & Bersuit Vergarabat por tan alegre, deliciosa y vivísima canción

© Six Roy

ACERCA DE LO INCOMUNICABLE

5:::mayo:::2017

Olvidé la palabra que quería pronunciar (…)
y mi pensamiento, incorpóreo, regresa al reino
de las sombras.

Ósip Mandelshtam

0

Con obstinada frecuencia se discute sobre el sexo de los ángeles.

I

Acerca de la soledad, por poner un ejemplo de lo más conspicuo.

Que si lo peor es la soledad tangible, la ausencia física de voces, gestos, aromas y compañía. La del náufrago. O que es peor la soledad de quien está acompañado pero se siente solo. El urbanita.

Calle quien no sepa de ambas. Estaría más guapi.

A qué discutir…, si una y otra te despellejan por igual. Y si la mala fortuna quiere que ambas estén a partir un piñón, entonces celebran una orgía, pagas tú la factura y se desgravan ellas. Cabronas.

Creo que la una activa y se retroalimenta de la otra. Sin más.

II

Me habló Atticus hace unos días de una obra de teatro.

El cartógrafo, de Juan Mayorga. La acción se desarrolla en el gueto de Varsovia. Y me describió una escena en la que la actriz principal, en uno de los ensayos, dijo que no podía representar aquello.

Es Blanca Portillo. Así que la cosa debía de tener su mucha dificultad.

Dijo, y luego lo trasladó a la función, que le era imposible representar el sufrimiento de una niña de once años que aparece en la obra. Cuando Atticus traiga su comentario, lo contará mejor que yo. A ver si hace post.

III

Y ambas reflexiones me llevaron a una tercera.

Es imposible comprender otro dolor. No hay empatía que valga, no hay pavadas metafóricas como la de caminar tres días con los zapatos de otro, no hay modo alguno de acceder al desgarro del sufrimiento ajeno.

El dolor cierto es absolutamente incomunicable.

En El Principito se decía que lo esencial es invisible a los ojos. Sin duda alguna. El sufrimiento de verdad, ése que tumoriza el alma e inyecta un alien hambriento en las entrañas, ése no es accesible a nadie. A nadie.

¿Qué hacer ante su hórrido espectáculo? Acompañar, al menos eso.

IV

Es lo que hace Calcetines con el teniente Dunbar en Bailando con Lobos.

Two Socks. Dances With Wolves (1990). Kevin Costner.

© CrisC

MICHELLE PFEIFFER

28:::abril:::2017

Michelle_pfeiffer michelle-pfeiffer-2

Estoy viendo Yo soy Sam (Jessie Nelson, USA 2001).

No voy a hablar de la película, sólo hablaré de Michelle Pfeiffer: de su belleza. Y poco, nada, porque a veces las palabras deben armarse de silencio.

En el año del film tenía 43 espléndidos años. Mañana cumple 59.

Aparece ahí tan preciosa, tanto, que más que una mujer bella es un ser bello. Hay pocas personas de las que pueda decirse algo así.

Alguna soñó my foolish heart, a alguna amé.

Rod Stewart. My foolish heart.

chinorri

© Six Roy