df5opl

Y al final del día,

cuando hubo desnudado de su rostro la mesurada cosmética
y del cuerpo el vestido mínimo o del pelo los abalorios de nácar,

sus bragas preludiaron a mitad de los muslos el deseo,

y supo ver que, con hambre soldadesca y sin cuidado,
cuando la noche ardiera, los ojos de él y su urgente sexo se derramarían
sobre la impaciente vigilia de su boca.

Here with me. Dido.

© Six Roy