Tonino Carotone


O

A punto de hacer clic advierto que en el post hay un regalo de Reyes.

I

Soy desmedidamente enamoradizo. De canciones.

2017 me trajo, junto a la rudeza de sus aperos de demolición, algunas canciones que me dejaron un nudo en la garganta y sal en mis ojos obscuros. Afortunadamente drenaron también mi corazón.

Redescubrí una delicadeza de Peter Gabriel: Don’t Give Up . Con Kate Bush.

The Man Who Can´t Be Moved , del grupo dublinés The Script, es la más deliciosa canción de amor que he oído en mucho tiempo. Quizás sea la mejor. No sé si quien me la regaló estará alguna vez a su altura.

On Melancholy Hill en la acariciante versión de Matt Forbes.

Descubrir la voz cristalina del cantautor chileno Manuel García ha sido un placer. Hablar de ti, Azúcar al café o La danza de las libélulas son canciones maravillosas de su (inencontrable) álbum Pánico.

O Home, de Dan Croll. Qué pijipastelísima alegría.

L’amore esiste y Distratto, de Francesca Michielin, son una preciosidad. También Sospesa, soberbia, de Malika Ayane. Ambas son italianas… Y Me cago en el amor, de Tonino Carotone, es una pasada maestra.

Otro descubrimiento: la extraña y poderosa Tocar el cielo, de Standstill.

Y la dulzura de Amar pelos dois, por Salvador Sobral.

II

La última a la que me he rendido es de hace unos días.

Es la versión que canta Rumer de What The World Needs Now Is Love, que cantó Jackie DeShannon en los 60 y que está llena de frescura y evocaciones. Oí una distinta a ambas una noche en los títulos de crédito de una peli.

La conocía de siempre, pero no sabía el título. Al final di con ella.

Luego oí versiones de Sara Bareilles, de Anna Karwan, de Missi Hale, de Dionne Warwick, de Stacey Kent, de Andrea Ross o una deliciosa y coral que titulaba “Broadway for Orlando”. Oí éstas y otras, varias veces.

Y la de ella, Rumer, ¿qué puedo decir? Escuchadla…

Algunas de las canciones de este post exigen el tributo de la publicidad, aun así, seducido, os las recomiendo. Todas las canciones hablan de mí (2010) es un film de Jonás Trueba. Pues eso.

Algo tienen que me desarma.

“para alumbrarnos, nosotros los poetas
quemamos hace tiempo el azúcar de las viejas canciones
con un poco de ron”

León Felipe

© CrisC

FELIZ AÑO NUEVO

1:::enero:::2018

Adam Eva. by Trung-Tiger.

Cógela por la cintura, acaríciala,
baila con ella, ábrele la blusa y bébete sus pechos, muérdelos,
cómele la boca, aúlla, empótrala. La amas.

Feliz Año Nuevo.

© CrisC

NAVIDAD DE CHILE

24:::diciembre:::2017


O

Despedida a la UME en el aeropuerto de Santiago de Chile.

I

En los primeros meses de 2017 Chile ardía monstruosamente.

El origen de los incendios fue intencional. Y al fuego se le añadieron circunstancias aciagas: temperaturas de 30º, baja humedad del aire, vientos intensos… Y la posible negligencia de empresas eléctricas.

Militares de la UME volaron en un Airbus 340 portugués al país austral.

Franceses, portugueses, argentinos, panameños, brasileños… Brigadistas y expertos en el combate de incendios forestales de múltiples países acudieron. Rusia envió un avión capaz de descargar 42 toneladas de agua.

Trabajaron codo con codo con las brigadas locales.

II

Algunos integrantes de mi generación llevamos a Chile en el Corazón.

Estos días son propicios para hacer valer la excepcionalidad de algunos hombres y mujeres buenos. Y no añadiré más. El enlace que encabeza el post no necesita demasiadas palabras.

Que alguna vez este altruismo tome las riendas del mundo todos los días y en todos los lugares es algo en lo que hoy, y sólo hoy, voy a poner mi esperanza…

III

Feliz Navidad, chilenos. Feliz Navidad a todos los hijos de Eva.

Navidad del soldado Ryan.

© CrisC

ÚLTIMA NOVEDAD EN FACEBOOK

15:::diciembre:::2017


I

Pronto facebook incluirá una modificación de hondo calado.

Hay una enorme expectación, arden los teletipos en las redacciones, proliferan los dimes y diretes en las plazas, en los mentideros, mercados, redes, en las cátedras universitarias, chats, homilías y tertulias.

Va a ser la gran revolución desde la invención del boli.

II

Muy pronto la función “like” incorporará una secuela.

Los sesudos analistas de Menlo Park han constatado con gran pesar que la mayoría de los que dan like en los estados, no los leen. Y han experimentado una epifania moral que los ha llevado a tomar una decisión.

Quienes pulsen like sin leer el estado se convertirán en rana (o rano).

III

Hackerfuckers sin fronteras luchan ya para contrarrestar esta cruelty.

IV

¡Zasca!

This is not America. David Bowie & Pat Metheny Group.

© Vil Bill

TODO VUELVE A Mí

8:::diciembre:::2017

El sueño que fue sueño sólo.
La palabra que fue ardid y ocultación,
pero reveló su ser (…)

Una tarde de siesta,
dos semanas de vacaciones. Todos los acentos que no puse,
el examen de latín (…)

Algunos cuentos. El acné.
Las tesis de Abril. Los labios que entreabrí con mis labios,
siempre otros y distintos a sí mismos.

La mujer que quiso hablarme
y el decreto que selló su anhelo. El vértigo de ser.
Los ojos que cercaron mis ojos.

El agua que en las manos me fue dada
con tanto amor como al amor le es dado.
Los pechos de Marilyn.

La morosa delectación en los vocablos
del hombre que quiso ser Martín Fierro, alguien,
el filo de la daga, acaso un hombre (…)

La lluvia que en manos del alba
sació mi sed, me desvistió y se me hizo historia propia,
sangre, aliento, huesos, corazón y un número nuevo
en el calzado o la camisa.

Tantas noches a la espera,
la boca caliente que no quiso amanecer a mi lado
y la arena, la luna (…)

Cien años de soledad.
El rey de espadas.Y trece mentiras en alas del insomnio,
la luz, la Belleza, el instante.

Todo vuelve a mí.
Como si un tren antiguo
pasara silbando.

De Nueva conspiración de afinidades y babeles, en Una lluvia interior (1992).

Last Train Home. Pat Metheny Group.
© Six Roy

“Era la hora del amanecer y llovía (…)

La lluvia mojaba el mundo con el propósito de convertirlo en dócil totalidad (…) Su rumor fue una muy larga nota sostenida (…)

La escuchaba sin abrir los ojos y me sentía distinto, separado (…) Me quedé inmóvil bajo la noche de mis párpados (…)

Pensé (…) Sólo entraré en el día cuando la lluvia quiera”.

Del poema Rumor de lluvia, en el libro Corteza de abedul (2016).
Antonio Cabrera (Cádiz, 1958).

Antonio Cabrera: versos desde el pabellón de tetrapléjicos.

© CrisC

EPIFANíA ROMANA

24:::noviembre:::2017

I

Ocurrió hace unos días.

Como Saulo de Tarso camino de Damasco, zas, me caí del caballo. Y no, no vislumbré la existencia de un Dios bibliófilo ni me dio por la prédica en Éfeso, cierto, fue algo más simple.

Hablando de simplezas…

Nada más simple que la creencia en un dios, dioses o entidades numinosas. Lo cierto es que ese Dios que la Modernidad desactivó, regresa por la rebotica y con aromas de otros ídolos, por lo general de maderas de Oriente.

Es algo que podría ser conmovedor o pueril o peligroso.

II

Volvamos a mi deslumbrante epifanía.

Lo que inefablemente accedió a mi entendimiento es la convicción de la existencia de algunos diosecillos del hogar que velan por cuantos lo habitan. Y lo encontré tan razonable como claro y distinto.

Y me vi tirándole la caña a las vestales a la altura de las corvas. Por si acaso.

Me hallo tan lejos de una basílica como de una mezquita o sinagoga, o de Potala y californias afines, cierto, pero aquellos divinos geniecillos del hogar que los romanos alzaban en sus casas, ah, eso es otra cosa.

Son desde luego otra simpleza. Sin duda.

Una pura fantasía, y no más, pero si me entrego de corazón a alguna fe (verdadera), que sea a ésta, y no a la de esos reptiles depravados que alientan la ignominia de los cruzados, los yihadistas o el Tsahal.

Apostato de lo católico y apostólico, me quedo en romano (estricto).

III

Y como romano guisaré hoy un risotto all’agnello… ¿Quien trae el Chianti?

El silencio de los corderos (1991) Jonathan Demme.

© VilBill