“tienes todos los rostros y ninguno”
Octavio Paz. Delta de cinco brazos.

29385_464482673601992_62640915_n

Recién he escrito que el amor es química sublimada.

Queda bien como frase, pero no más, porque no agota la miríada de vectores que lo conforman, alientan y en tantas ocasiones lo destruyen.

Otras veces, sin más, se agosta. Y no hay que exigirle más.

No sé si es Octavio Paz su autor o refiriéndose a otro cuenta de un anciano que dice que si toca la pierna de su mujer ya no siente nada, pero que si se la cortasen él sentiría un dolor infinito.

A mí me conmociona esta frase. Y digo que es Amor.

Otra vez escribí (jodido vicio) que el deseo es querer estar dentro de la mujer que anhelas y el amor es querer estar dentro y alrededor de ella.

El amor llena de alegría cada una de las células de nuestro cuerpo.

Amé una vez a una mujer cuyas manos estrujaban violentamente las sábanas. Y me enamoré de ella.

Ya pasó.

http://youtu.be/Azb8kMGF89g

© Six Roy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s