DQ-B1A-Calderón-Juanfer
© “Don Quijote de la Mancha”. Técnica mixta sobre papel. Antonio Saura, 1987.

I

Hace mucho que este post me exigía luz.

Me abrumaba -y me abruma- su inmensa dificultad. No temo que remueva lo que la ensañada Vida ya ha removido en mí, lo que temo es ser grandilocuente y no dar con el núcleo de la cuestión.

Y no estoy satisfecho con el post pero no sé hacerlo mejor.

II

No se trata de ideología o de política, no primordialmente.

III

Hace algunas semanas vi una peli. Mala. No importa cuál.

Una de esas películas en las que todos serán, al final y en el fondo, buenos. Una de aquellas historias con aquellos emotivos discursos que llenaron mi adolescencia de fascinación por las palabras.

Vi conmovido cientos de ellas.

IV

El cine quijotizó mi alma. Fue El Cine.

V

Ser de izquierdas es un dictado del corazón. Inapelable.

Sale de las tripas, palpita, lo eyacula el sexo, hambrea, lo exuda la piel, revienta y se advierte en el temblor de los labios, el sudor de las manos, el aliento, compone la química de la mirada y hasta el modo de andar.

Cuanto llamamos razón indefectiblemente llega después.

VI

Antes de militar en la izquierda yo ya lo era.

Porque antes hubo Charles Dickens y sus huérfanos o Victor Hugo y sus miserables. Y hubo Capra y aquel caballero sin espada. O Atticus Finch. Y el Alonso Quijano que quiso ser Don Quijote.

Ellos como otros y un no sé qué más nutrieron mis lágrimas y mi ira.

VII

Porque en verdad eran ejércitos, no rebaños; gigantes, no molinos.

VIII

Ser de izquierdas ocurre en la infancia. Se mama.

No resulta de un análisis económico o político, no se desprende de la idoneidad o no de un sistema y no deriva de un artificioso conjunto de premisas por lo general vacuas.

Ser de izquierdas se cuece a fuego lento en el hígado.

IX

Se es de izquierdas por amor.

X

Es padecer algunas insoportabilidades.

Es no soportar que alguien pase hambre. Es sentir como un desgarro insoportable que a una niña la vendan a los doce años. Y es optar por los que sufren el zarpazo de las muchas hienas del Poder.

Por los que no pueden aunque tantas veces sean lacayunos.

XI

Ser de izquierdas es abrirse las venas.

Y no caer en la más lerda de sus patologías, el maniqueísmo, que alienta, justifica y celebra a fantoches y dictadores de manual con una retórica tan vil y obtusa como viejuna y criminal.

Ser de izquierdas es haberle dado mulé al Padre. Y a Dios. Es esto.

XII

Ser de izquierdas es saberse dueño de la propia roca.

XIII

Ser de izquierdas es soñar y también impedir que el sueño de la razón produzca monstruos. Es ponerle razón a los instintos y también optar por los instintos frente a la razón.

XIV

Es brindar por la alegría de vivir poco después del llanto.

XV

Ser de izquierdas es ser un ingenuo. Y tratar de no serlo.

Y procurar la amabilidad, la gentileza, la risa, las atenciones, la palabra mesurada y la consideración de la humanidad del otro. Ser de izquierdas no tiene mérito alguno porque no se elige.

Ser de izquierdas es militar en la lucidez, el coraje y la elegancia.

XVI

Ser de izquierdas es lo que no son tantos que creen serlo.

XVII

Es lo que fui. Ahora soy un desertor.

La partida. Inti-Illimani.

… dedicado al joven idealista que fui
© CrisC