DíAS SIN PC

29:::enero:::2017

“… Y la lluvia, eterna sanadora, le acompañó todo el trayecto”.
Coeliquore

animiertes-computer-bild-0001

I

Mi PC estuvo en la UVI. Grave.

La placa base –me dijeron. Y que tal cosa presagiaba un mes en dique seco. Vaya un regalo envenenado me obsequiaron los Magos de Oriente. Yo hubiera preferido un arma corta (para jugar a la ruleta rusa).

Me invadió la desolación.

Y al día siguiente lo hizo una extrañísima sensación de serenidad que no ha querido abandonarme; y yo, de natural enamoradizo…, me he dejado querer. La viví como llegó. Pase –la dije yo.

De igual modo he vivido la defunción de mi viejo PC. Bye, my friend…

II

De nuevo al teclado, al de uno nuevo. Qué diferente es su textura.

Sin ansiedad alguna he visto deslizarse sobre mi mesa vacía una hora tras otra, uno tras otro día. Y notas acumuladas sin porqué. No hubo mono, ganas de escribir sí. Eso al principio, luego me escribía encima.

Asalté varios cibercafés, amenazando golletes con el filo de un disco duro.

Lo cierto es que no debí dramatizar, al fin y al cabo conté con ayudas: mi móvil, por ejemplo, o escribir de nuevo a mano; y alguna osadía o fortuna al reactivar viejas anotaciones y considerar las nuevas.

Paradójicamente, o no, estos días sin PC me trajeron despertares.

… dedicado a quienes me han echado de menos al menos un poco

En Ecoutant La Pluie. Sylvie Vartan.

© CrisC

22 Responses to “DíAS SIN PC”

  1. paraqueloleas Says:

    … Ya me parecía…. La verdad es que, de todo el relato de los hechos, como más te imagino es “escribiéndote encima”. Por otro lado, el despertar del escribir a mano tiene su aquel; porque el móvil es más pa’mirar que pas’cribir.
    Bon dia 🙂

    Me gusta

  2. CrisC Says:

    Puedes asegurarlo, Páraq, al principio iba en plan estoico. Y chulillo.

    Al final, me escribía encima que se me llevaban los demonios, no miraba pelo, moralidad ni faltas de ortografía. Na, a saco. Hubo otros despertares, también el de la manuescritura.

    Gracias por tu comentario.

    Me gusta

  3. Atticus Says:

    Así que era eso… Yo te hacía en un monasterio budista zen, en compañía de amigos cartujos y leyendo un ejemplar (en francés) de “El ser y la nada” (especialmente lo de la nada esa que anonada).

    Y era la placa base. Claro, si hubiera sido el conector preconciliar o la trócola…, pero siendo la placa base…

    O sea, que te escribes encima. Vas camino de ser el loco de la Plaza Xúquer, ten cuidado con los caballos. Y con Elisabeth, du weiss.

    Me gusta

  4. CrisC Says:

    La placa base, ya ves qué cosa más prosaica.

    Ni monasterio budiszén, ni el L’être et le néant, ni la trócola ésa siquiera… Y qué ansia viva de escribir, joessshh… Fui loco -dice Alonso Quijano. Y yo.

    Gracias por tu comentario, Atticus.

    Me gusta

  5. teresa Says:

    Pues yo pensaba que te había encandilado una mujer que te ocupaba los días y las noches, que habías cambiado el frío teclado por la carne tibia.
    Mejor o peor fantasía que la de Atticus?
    Se te saluda, bienvuelto!

    Me gusta

  6. CrisC Says:

    Para tibieza la del bicho y su teclado, fogoso más bien; de ahí la avería del PC. Así que ni budismo zen ni, como escribió Félix Grande, “la prohibida mujer llena de lumbre”.

    Gracias por tu comentario, Teresa, y por el saludo.

    Me gusta

  7. Adde Says:

    ¡Sigues en forma!
    Bien.

    Me gusta

  8. CrisC Says:

    Gracias por tu juicio y comentario, Adde, bienvenida a criscractal.

    Me gusta

  9. Miguel Says:

    …llegué a casa, encendí mi ordenador, y me sorpendí con alegría al ver una nueva imagen en tu blog.

    Así que este desocupado lector tuyo ya está relamiéndose ante la inminente vuelta de la escritura en que habitas.

    Un ciberabrazo, CrisC.

    Me gusta

  10. CrisC Says:

    Celebro y, más, agradezco esa alegría tuya.

    Quienes escribimos un blog, nos nutrimos de un maná que no tiene alternativa: son los comentarios de nuestros amigos. Como ya dije alguna otra vez, aquí están quienes me importan y a quienes aprecio y quiero.

    Vuelvo a esa escritura en la que habito, gracias por tu comentario y un ciberabrazo, Miguel.

    Me gusta

  11. In Progress Says:

    He leído “escritura a mano”?
    Pellizcadme virtualmente, si es que estoy soñando.
    Si un colapso de miss placa base produce una vuelta al rasgo manual, los subrayados, sobreescrituras, dibujos al margen, borrones y demás características humanas, benditos bichejos, virus y bacterias virtuales, ya tardaban en llegar.
    El uniforme de la arial 12 es de una talla en la que no cabemos todos… afortunadamente.

    Me gusta

  12. Josevi Says:

    Te echaba de menos, socio. Estaba a punto de enviarte un “guasá” para preguntarte si es que habías “colgado el PC”… pero ha sido un problema de la “placa base”. Supongo que ahora tendrás un flamante maquinón.
    Me ha encantado la entrada, sobre todo eso de: “dejarse enamorar por la serenidad…”. La tecnología nos absorbe, creándonos una dependencia (¿”tecnopatía quizás”?). Está muy bien eso de separarse una temporada del PC para encontrar la serenidad (aunque sea a la fuerza) 😉
    Un abrazo.

    Me gusta

  13. CrisC Says:

    Escritura a mano, en efecto. Oh, sí.

    Y con todo su corolario de tachaduras, anotaciones, sobreescrituras y demás. Es lo que tiene la miss ésa que dices, que no sé la talla que tendrá.

    Gracias por tu comentario, Ip.

    Me gusta

  14. CrisC Says:

    Más bien el PC me ha colgado a mí, querido socio.

    Ahora tengo otro, no es un maquinón, sólo un humilde ASUS que me han recomendado los sabios del lugar. Lo mejor es que no lo he echado en falta, excepto en el ansia de escribir.

    En lo demás, serenidad. Gracias por tu comentario y un abrazo.

    Me gusta

  15. Krizs Says:

    Te echaba de menos aquí, enamoradizo y al teclado de tu PC. ¿Qué despertares serán esos?

    Me gusta

  16. CrisC Says:

    Inevitablemente enamoradizo y al teclado.

    Y despierto (sin mucha trascendencia). Gracias, Krizs, por echarme de menos y por tu comentario.

    Me gusta

  17. U-topía Says:

    Bueno, has afrontado con bien la gran prueba de vivir sin tu PC, encima no se ha producido la hecatombe y has descubierto nuevas posibilidades.

    ¿Cómo no echar de menos el humor del hombre metálico?

    Me gusta

  18. CrisC Says:

    No hubo hecatombe y sí algunos despertares. Gracias por echar de menos al tipo plateado, U-top, y por tu comentario.

    Me gusta

  19. Vicky Says:

    Es curioso el lugar que ocupa la tecnología en nuestras vidas. Se vuelve una necesidad casi indispensable. Si eso es bueno o malo se lo dejaré a los moralistas. No obstante, te doy la bienvenida.

    Me gusta

  20. CrisC Says:

    No sólo es el lugar que ocupa esa tecnología en nuestras vidas, en una generación o poco más iremos camino de ser un híbrido de ingeniería genética, nanotecnologías y cibernética.

    Nuestros descendientes serán cyborgs. Gracias por la bienvenida y por tu comentario, Vicky.

    Me gusta

  21. In Progress Says:

    Pues para mí, perdonad que discrepe, la comunicación virtual, los nicks e imágenes que nos ponemos en las redes sociales, whatsapps y demás, no dejan de ser una marioneta que habla por nosotros ante un expectante público, compuesto por un grupo mayor o menor de personas, y con mayor o menor acierto en el contenido.
    Ponerse una tela con ojos y boca en la mano y esconderse tras una cortina, dándole existencia y voz al muñequito, ahora se suple por la ambientación que le damos a nuestros perfiles virtuales.
    De cybor no tiene nada.
    Sólo cambia el medio.
    Y curiosamente, dándole voz a la marioneta o en un blog, foro, etc… sale una parte de nosotros que habitualmente queda sometida al peso de la realidad en las conversaciones en vivo.
    Ahora internet.
    Antes las máscaras del teatro griegas, que permitían quitarse de encima las represiones sociales y explorar en las emociones más límite… esos griegos… cuánto nos regalaron.
    Menos su yogourt, que está… puaj!
    Con medios mejorados, pero los humanos seguimos comportándonos de manera muy parecida frente a la comunicación, para mi entender indirecta, que supone minorar los sentidos físicos en ella.
    Perdonad, pero yo tengo mucho de salvaje y primitiva en esto, y yo no echo de menos la arial 12, y sí a vosotros, las personas que intuyo tras vuestros nicks, más que por lo que escribís (sublime) por el sentimiento que se transmite en este lugar virtual de “ser colegas de vivir” y la fidelidad a los decires de este hombre metálico que une a un grupo de desconocidos.

    Me gusta

  22. CrisC Says:

    No me llevo mal con los nicks.

    Lo cierto es que la escritura permite mostrar la propia alma más que parapetarse en ella. No hay muñeco si en los perfiles no mientes (o mientes sobre lo inesencial).

    Y lo virtual no quita lo vivo. Eso sí, la Arial 12 no me pone especialmente, pero la Verdana, ay la Verduqui, o la Tahoma, ay la Tahomita…. ¡Cardiaco de la muerte!

    Gracias, Ip, por tu comentario.

    Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s